Tiuna El Fuerte

TIUNA EL FUERTE EN TINTA/ De espacios públicos te tengo un cuento

admin 19 febrero, 2013 Opinión No hay comentarios
TIUNA EL FUERTE EN TINTA/ De espacios públicos te tengo un cuento

CARLOS MELO
RADIO VERDURA

Comienza 2012 cargado de retos, esperanzas y responsabilidades y vemos cómo nuestra Caracas se nos convierte cada vez más en una metrópolis que protagoniza grandes cambios en la historia de la humanidad. Sin embargo, las contradicciones dentro de ella, junto con su gran desarrollo como ciudad, se vuelven cada día más agudas y visibles.

¿Será que Caracas se parece a nosotros y nosotras? Esa pregunta se la repiten los artistas de calle que intervienen a diario en el bulevar de Sabana Grande, quienes frecuentemente son correteados y amedrentados por “cuerpos de seguridad.” ¿Acaso sólo es permitido el arte de calle cuando se es contratado por una institución pública o privada? La misma pregunta también se la hacen los y las panas que en horas nocturnas salen a vacilar a este mismo bulevar, que ya se ha convertido en referente de la vida nocturna caraqueña, y son sorprendidos por los mismos organismos que tienen la misión de “mantener la ciudad segura”, dando la orden de desalojo de la vía pública.

Estas son evidencias de que quizás se esté construyendo una ciudad que no se parece a nosotros y nosotras, que no es similar a la gente joven de las clases medias y bajas de la ciudad. Y parece que hay algunos intereses en moldear la conducta de los ciudadanos y ciudadanas, en especial de los y las jóvenes, para dar un visión de que existe una sujeto o una sujeta moralmente correcto o correcta.

¿Será que en nuestras casas, calladitos nos vemos más bonitos? , ¿a quién nos tenemos que parecer, más que a nosotros mismos?, ¿y por qué en vez de señalar y reprimir las iniciativas que en la ciudad están surgiendo no se acompañan con las mismas fuerzas que se les acusa?

Hay que dejar el miedo y dejar que la gente se exprese tal y como es, la calle mientras tenga gente es más segura, más si estamos creando, aportando y gozando.

Cada vez que viene una personalidad importante en el escenario político mundial, las autoridades aprietan y hasta las bebidas espirituosas las recogen, pa’ que no se sienta el alboroto. ¿Acaso el venezolano, en especial el caraqueño, no es alborotado?

Hay que meterle la lupa a los gritos que da la gente por la calle desde sus manifestaciones, traduciéndolos se puede lograr el apoyo a propuestas políticas. Mientras más se parezca a la realidad real de la cotidianidad callejera, más será el apoyo.

¡Pendiente y ritmo que es un año crucial para la vida del mundo, no sólo la de Venezuela!

Y pa’ los y las panitas que están activados y activadas en calles, bares, plazas, bulevares y aceras de la ciudad y del mundo, el llamado es a que sigamos haciendo nuestra la ciudad de manera responsable y consciente.

 

Te gustó este artículo? ¡Compártelo!

Sobre el autor

Deja una respuesta